jueves, marzo 29, 2012

En huelga

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Ojalá se extienda hoy esta imagen por todo país. Aulas vacías, puertas cerradas, cerrojos echados,...pero no estoy del todo segura.
No dudo que en las Universidades,haya hoy muchas aulas vacías; pero me temo que los que normalmente ocupan sus asientos,ocuparán otros puestos que no serán las calles. Les propongo,a aquellos que prefieran ocupar las sillas de sus casas, una forma de lucha más cómoda y placentera:leer a Miguel Hernández pero, ¡cuidado! sin detenerse demasiado, no sea que el de Orihuela os mande de un puntapié a la calle. Un buen día para recordarlo, también ayer; pero más hoy.

F. D. Cano dijo...

Aunque muchos alumnos dejan las aulas vacías para aumentar el tiempo vacacional, creo -o prefiero pensarlo así- que la mayoría lo hacemos para apoyar la huelga.
Es cierto que los estudiantes no vamos a perder el sueldo de un día ni seremos amenazados con despidos, pero nos jugamos nuestro futuro.
Podría haber comenzado ayer las vacaciones con mi familia, pero me quedo en Cáceres para manifestarme como no puedo en un pueblo tristemente de derechas. Espero que haya más gente que siga el ejemplo.
Estoy de acuerdo con Anónimo, en el sillón viendo la TV no se hace mucho, aunque añadiría la necesidad de salir a la calle a luchar por lo que queremos.
Yo siempre he sido mucho de estar en casa, en silencio, pero está claro que no es la mejor opción. Ánimo a todos los que secunden la huelga.

Anónimo dijo...

Pues siéntete orgulloso de salir a la calle a gritar tu disconformidad. Yo estoy completamente segura de que esta es la mejor opción, pero se trata de convicciones y, por lo tanto, de una decisión tan personal como libre.
Sin duda, yo voy a moverme y, esta noche, cuando abra a un 27, estaré más cerca de ellos y, si no -al menos- más cerca a mí misma.