viernes, enero 16, 2009

Refugiados en Barrancos

Ayer vimos en la Biblioteca Pública “Rodríguez-Moñino-María Brey” el documental Los refugiados de Barrancos, de Producciones Morrimer, en una proyección organizada en Cáceres por el Grupo de Estudios sobre Historia Contemporánea de Extremadura (GEHCEx). Se estrenó en noviembre del pasado año en Barrancos, en Portugal, y luego en Badajoz y en Llerena también se proyectó; y hay que felicitar a los organizadores del acto por haber traído a Cáceres este testimonio del éxodo de extremeños en la Guerra Civil. El salón estaba lleno para ver un documental excelente, que arrancó al final un cálido aplauso de todos. No nos quedamos al debate posterior, pero estoy convencido de que resultó enriquecedor.
Técnicamente, y teniendo en cuenta los medios de que han dispuesto sus realizadores, el documental es muy bueno, y debería mostrarse en más lugares, incluso difundirse por canales de televisión. Está muy bien resuelto el relato visual de un episodio de la guerra que tiene un innegable valor histórico para comprender la máquina represora de los sublevados y un sentido valor humano por la experiencia en sí de centenares de mujeres, hombres y niños y por la actuación del teniente de carabineros portugués António Augusto Seixas, que intervino para protegerlos en dos campos de refugiados y, por fin, embarcarlos en un buque en el puerto de Lisboa con destino en el de Tarragona.
Aunque la participación de los expertos es patente y la información de los créditos del documental es notoria, debió de ponerse ayer más de manifiesto en la introducción la valiosa labor de los historiadores que está en la base de estas imágenes. Paco Espinosa y José María Lama, los más cercanos, ya alentaron con rigor el primer documental, el de La columna de los ocho mil (2006), y, sobre todo, en éste, Dulce Simões, antropóloga y autora del libro Barrancos na encruzilhada da Guerra Civil de Espanha (2008).
Ayer tuvimos esa sensación tan grata de asistir a un acontecimiento cultural de altura, y hablo de una suma, por ejemplo, de conciencia social y de placer estético. Es una suerte que vayan hermanadas cada vez con más frecuencia.

4 comentarios:

Quidam Pauper dijo...

Lástima que no lo avanzaras en tu blog como acostumbras con otros eventos. No me lo hubiera perdido.Algunos sólo usamos para informarnos el ojo de tu blog y tu criterio.Abrazos para Jose Maria.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

El libro de Dulce Simões merecería ser traducido al español

josemarialama dijo...

La Editora Regional de Extremadura está a punto de sacar la traducción española del libro de Dulce Simoes.

Ernesto dijo...

http://www.hoy.es/20090119/plasencia/medalla-extremadura-barrancos-20090119.html