miércoles, julio 30, 2008

Un pañuelo blanco para 'Clásicos Populares'

Esta tarde se ha despedido de la radio pública (Radio 1 y Radio Clásica) uno de los mejores programas de toda su historia, Clásicos populares. A pesar de esto, a pesar de que su director y fundador, Fernando Argenta (Madrid, 1945), ha conseguido con su programa varios Premios Ondas, varios, también, Premios de la Música de la antipática SGAE y dos más de la APEI de Radio y Televisión, el Premio Comúsica, la Medalla de Honor de la Quincena Musical de San Sebastián, el Micrófono de Oro, el Premio Fernando García de Castro del Festival Internacional de Música de Úbeda, numerosos premios en Cantabria, en donde nació su padre Ataúlfo Argenta (Castro Urdiales, 1913-Madrid, 1958), el Premio del Club Internacional de Prensa..., entre otros (incluso creo que en estos días pasados ha caído alguno más).
Las causas de su desaparición son vergonzantes; pero sólo con este palmarés podría defenderse ante cualquier examen sobre rendimientos. Cuando, hace dos años, cumplieron treinta —el primer programa se emitió el 12 de abril de 1976—, la directora general de RTVE entonces, Carmen Cafarell, llamó al programa para decir a Araceli González Campa —otra ‘desaparecida’ o ‘prejubilada’— y a Fernando Argenta que muchas felicidades y que les deseaba treinta años más “de ese programa maravilloso”. Hoy resultan patéticas las palabras en la web de Radio Nacional de España como despedida de honor de programas como Clásicos populares. Lo que más se repite es eso de “voluntaria”. Hasta al mítico Ramón Trecet le he escuchado algo parecido: —Se va el que quiere.
Ayer, Fernando, en su programa soltó la ‘tontería’ de un reclamo popular para llamar la atención por la despedida de este programa ejemplar: que los oyentes —o escuchantes, como quiere Pepa Fernández en No es un día cualquiera— saliésemos a la calle con un pañuelo blanco al cuello, al modo de los Sanfermines, o que pusiésemos un lazo en el coche en un lugar visible, o que sacásemos una sábana blanca al balcón. Hoy ha llamado gente al programa que lo ha hecho. Creo que ha sido una oyente.
Escucho el programa desde que era estudiante de Bachillerato, allá por el año 77, cuando quedé sorprendido por la manera de divulgar la música clásica que tenían personajes como el propio Argenta, Carlos Tena o José Manuel Rodríguez “Rodri”, que con Beatriz Pecker y Araceli G. Campa, también presentadoras del programa, o Eugenio Verdú, el productor, han estado presentes en la emisión de hoy, entrañable y emotiva. Reconozco que me han emocionado las voces algo quebradas de todos, y los silencios, sobre todo, cuando Fernando ha agradecido tanto a Toñi, a quien no tengo el gusto de conocer.
Una lástima, por todo. Pongo este pañuelo blanco.

Aquí puede escucharse este programa especial, el penúltimo de Clásicos populares.

Foto © Web de Radio Nacional de España

4 comentarios:

robertoC dijo...

una pena: se han cargado el mejor programa que ha habido nunca en la radio española.

Anónimo dijo...

Esta claro que en España no se puede envejecer.

Anónimo dijo...

¡QUE pena!Echo de menos tambien a Modesta Cruz,Aberasturi,.J.C.Iglesias,El club de la vida...Prohibido cumplir años en R.N.E.

Miguel A. Lama dijo...

Gracias por los comentarios. El programa los merece.
Esta tarde (31 de julio) ha sido el último programa. Fernando Argenta, solo, con una breve introducción y sus agradecimientos a todo el mundo. Hoy también en EL PAÍS, en la última, ha aparecido una entrevista con Fernando en la que se destaca que "El locutor más veterano se despide hoy con lágrimas y mucha música". No ha habido lágrimas, aunque sí un nudo en la garganta, según confesión de F. Argenta, y sí que ha habido mucha música. Tanta, y tan intencionada, que el silencio que ha preferido el director del programa, tan locuaz y vivo otras veces, ha otorgado lo suyo.