viernes, febrero 16, 2007

La Oficina “CÁCERES 2016” retira su apoyo al Aula literaria "José María Valverde"


El otro día recibí una carta, con fecha de 30 de enero de 2007, de la Concejala de Cultura y Turismo del Ayuntamiento de Cáceres en la que me comunicaba que “A pesar de agradecer tu colaboración y de reconocer el interés que supone para el proyecto Cáceres 2016 colaborar en la edición de los cuadernos del Aula José María Valverde, no podemos asumir en este momento la edición de más ejemplares.” Sin dar razones que expliquen esta decisión, el texto añadía que “No obstante, este será uno de los proyectos que serán incluidos para su evaluación y posible financiación una vez constituido el Consorcio.”
La edición de seiscientos ejemplares del cuaderno de distribución no venal que reciben los estudiantes —unos ciento cincuenta— de los centros de Educación Secundaria de Cáceres participantes en el Aula, y también el público que asiste a la lectura en el Colegio Mayor “Francisco de Sande”, además de los socios de la Asociación de Escritores Extremeños (AEEX) asciende a 560 euros. Una cantidad que hay que multiplicar por cuatro, que son las lecturas de cada curso; si bien, no se dan todas en el mismo ejercicio económico, a efectos de gastos. En lo referido al presente curso, lo que deja de asumir el Ayuntamiento, a través de la Oficina de la Candidatura “Cáceres 2016”, son unos 1.200 euros aproximadamente; pues al recibo de la carta, aún no se habían facturado los cuadernos de las intervenciones de los poetas Olvido García Valdés y Ángel Campos Pámpano.
Por el Aula Literaria “José María Valverde” de la AEEX, abierta hace once años, en enero de 1996, con la participación del escritor Bernardo Atxaga, han pasado más de 55 autores entre los más representativos e importantes de la literatura española contemporánea. Poetas como José Hierro, José Agustín Goytisolo, José Ángel Valente, José Manuel Caballero Bonald, Antonio Gamoneda, Luis García Montero, Luis Alberto de Cuenca, Carlos Marzal, Francisco Brines, Santiago Castelo, Félix Grande, Diego Jesús Jiménez, Luis López Anglada, Antonio Colinas, Juan Carlos Mestre, María Victoria Atencia, José Viñals, Pablo García Baena, Clara Janés, Ana Rossetti, Eloy Sánchez Rosillo... Novelistas como Luis Mateo Díez, Luis Landero, Víctor Chamorro, Gustavo Martín Garzo, José María Guelbenzu, Ignacio Martínez de Pisón, José Carlos Somoza, Luciano G. Egido, Isaac Rosa, Juan José Millás, Ramón Buenaventura, Belén Gopegui, Almudena Grandes, Álvaro Pombo, Javier Cercas, Espido Freire. Dramaturgos como Manuel Martínez Mediero, José Luis Alonso de Santos, Alfonso Sastre. Otros autores como José María Merino, Antonio Pereira, José Antonio Marina, Rosa Regàs, José María Bermejo, Carlos García Gual, José Antonio Ramírez Lozano, Almeida Faria, Javier Tomeo, Julio Llamazares, Manuel Vázquez Montalbán, Pablo Guerrero. Y hasta la ‘presencia’ sentida de Dulce Chacón. En fin...

4 comentarios:

RAIKO dijo...

Los políticos y sus dineros... un comentario para decir que no merecen comentarios. Si he de quedarme con alguna de las visitas, he de decir que recuerdo como magnífica la de Caballero Bonald.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

1200 euros. El ayuntamiento de Cáceres no puede seguir financiando la publicación de un cuadernillo que conocen ya miles de estudiantes extremeños y aficionados a esta cosa extraña de las letras. Si viviéramos en un régimen de escasa profundidad democrática podríamos pensar que es una triste venganza. Pero no seamos mal pensados: imaginemos que se trata de una nueva época de recortes drásticos que hará que los concejales jamás vuelvan a comer en Atrio a costa del erario público, dejará de haber flores para la VIrgen de la Montaña, no habrá más fondos para conciertos, ni exposiciones, ni premios literarios, ni representaciones teatrales,... ni....
ni Cáceres 2016.

Porque uno se pregunta a qué clase de capitalidad europea de la cultura puede aspirar un Ayunta Miento (¿se escribe así?) que corta de raíz una humilde publicación que ya contaba con casi un centenar de nombres de primera línea.

1200 euros son lo de menos. Lo triste es que la higiene democrática del área cultural de algunos ayuntamientos es casi inexistente.

Portorosa dijo...

Sé que no lo van a hacer, pero, por si acaso, no se desanimen.

Un afectuoso saludo.

JOSÉ CAMELLO MANZANO dijo...

Para echarse a llorar, ¿no es cierto?. Quizás merece una manifestación o el apoyo del grupo socialista en el Ayuntamiento. Quizás que la Asamblea de Extremadura se haga cargo: sería lo mínimo, como los del cine "solidario". ¿Acaso alguien ha perdido por ello su trabajo?.Si no es así, esto se arregla con una colecta...Si es así, bienvenidos al club de los inocentes.