jueves, diciembre 20, 2007

Reencuentro

Esta tarde he leído este texto de un blog escrito,
creo, a cuatro manos.


“Fa uns anys, amb uns amics, vàrem fer un viatge per setmana santa a Extremadura. Un dia que trascàvem per un poblet, un amic, n'a., molt aficionat a la poesia, va comprar un llibre, de títol Crespusculario menor, i que té com a autor Agustín Villar Ledesma. Com sempre, però no sense haver d'insistir molt, n'a. em regalà el llibret.

És un petit llibre de petits tresors, en el qual l'autor reflexiona, sobre l'amor, la lluita, els principis, etc..
Vàrem debatre molt sobre el contingut de les seves màximes. I ara us n'oferesc unes quantes per si us susciten cap reflexió o posicionament. Endavant i fora por!”

Luego viene la trascripción de unos cuantos textos de este libro de teselas, de aforismos. Un libro antiguo con el que hoy me reencuentro, y con su autor, Agustín Villar. Lo que falta en el ítem de esta pareja, ella, Mujer de Agua, y él, Hombre Lobo, es la referencia completa de la obra:

Agustín Villar, Crepusculario menor. Badajoz, Departamento de Publicaciones de la Diputación Provincial de Badajoz (Col. Alcazaba, 35), 1998.

En mi ejemplar hay un recorte del periódico HOY de 25 de mayo de 1998 con una entrevista a Agustín firmada por Juan Domingo Fernández, y en la que el autor de Seducción de la bruma (1982) recomienda huir de los dogmas y apoyarse en la razón y en la emoción, y en la que dice que la virtud más excelsa es la bondad. Sí.

“Existir es ya un homenaje. Pero es preciso considerar con calma lo que nos cuesta.” A.V.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

¡Qué grandes pilares para escribir, y también para vivir!La razón y la emoción. Quisiera uno estar siempre rodeado de ellas, y que no le abandonaran. Ni en delicados momentos.

Á.V. dijo...

Oportuno recordatorio si tenemos en cuenta que a primeros de 2008 la Editora Regional publicará un extenso libro de Agustín Villar en el que reflexiona sobre (casi) todo lo humano y lo divino, en especial acerca del misterioso hecho de escribir (que es, antes, el de leer). Feliz año.