domingo, noviembre 18, 2007

Dulce Pontes


Ayer por la noche la gente que salía del Gran Teatro estaba contenta. Con frío; pero contenta. Llevaba prendida esa satisfacción que sentimos cuando algo, fundamentalmente un alimento para el espíritu, nos llega y nos llena. Pasó con O coração tem três portas, la última obra de la cantante portuguesa Dulce Pontes (Montijo, 1969), que ocupó la mayor parte del concierto de dos horas con que nos regaló anoche.
Hacía tiempo que no rabiaba tanto el aplauso en el Gran Teatro de Cáceres, que había agotado las localidades hacía días. Alguien dijo algo parecido a “tremendo” al terminar una de las canciones; otro nos dijo al salir que aquello era un “derroche de voz”; también, es verdad, que, desde una butaca detrás de nosotros, y mientras el público pedía más canciones —la Cançao do Mar o Lágrima—, escuchamos:
—¡Canta una en español!
¿Será posible?

6 comentarios:

UnaExcusa dijo...

Jajajajaja.
Buenísimo.
Lo que yo te diga, estás de lo más jocoso últimamente.

Puntos de vista y ... nada más dijo...

¿Me pregunto si el que gritó eso también se lo habría dicho a Leonard Cohen, a los Beatles, a Edit Piaf o a Pavarotti?

No. Lo hacen con portugueses porque se les supone que tienen que conocer nuestra lengua superior.

Lo que es inimaginable es que a Sabina le pidieran en Lisboa que cantara en portugués.

En cualquier caso podemos felicitarnos porque a María del Mar Bonet no le habría dicho "en español" sino "en cristiano".

puerto blázquez dijo...

En Plasencia también disfrutamos anoche del idioma vecino; Luís Pastor cantando textos de Saramago. aquí solo se oía, más, más, más.
Saludos, Puerto

Chisco dijo...

Siempre que puedo, me acerco a ver a Dulce en directo. Y la del Sábado fue otra de esas ocasiones. Estuvo inmensa, como siempre, pero los fados que cantó el Sábado, realmente fueron (para mí) más especiales de lo habitual en ella. Tremendo. Qué pequeños quedan la mayoría de los "cantantes" al lado de Dulce!

José Manuel Díez dijo...

El sábado que viene le tocará a otro grupo muy distinto subirse a las tablas del Gran Teatro: El desván del duende... a su cantante ya le gustaría cantar la mitad de bien que canta Dulce Pontes... pero bueno, al menos los temas se interpretarán en extremeño... :-)

(Y permíteme que haga un poco de publicidad de nuestra música en tu blog, Miguel Ángel. Me consta que en él se dan cita frecuente un gran número de cacereños amantes de la música).

Saludos desde Zafra.

JM

RAIKO dijo...

Siempre que planeo ver a Dulce en directo me surge algún impedimento, y este concierto que menciona, profesor Lama, no podía ser una excepción. En fin, me consuela, al menos, a mí que soy dulcista hace ya muchos años, que el concierto fuese todo un éxito. Saludos.