martes, septiembre 04, 2007

Septembrina


Me ha parecido ser uno más de los que ayer volvieron al trabajo, como si no hubiese estado aquí todo el mes de agosto. Uno más de los que saludan a todos en la Facultad, en el reencuentro. Y a empezar. Me lo ha parecido porque ayer, el primer día laborable de septiembre, hice mi primer examen. Cuatro alumnas. Una no era del curso; me pidió que le adelantase la fecha del examen oficial porque se va ‘de Erasmus’ dentro de unos días. Otra me entregó el folio en blanco tras leer las preguntas. Las otras dos supervivientes hicieron un juego dispar, porque mientras A resolvió todo con holgura —hora y media antes del límite—, C agotó el último segundo antes de entregar su examen.
Y hablando de juego y de últimos segundos. Vaya bochorno por la retransmisión del primer partido de la selección de baloncesto en el Campeonato de Europa por La Sexta. El primer partido de una selección campeona del mundo, en un campeonato que se celebra en España. Si hablásemos de fútbol... Pero no. O sí, porque el fútbol —un partido entre el Sevilla y AEK de Atenas, muy importante, clasificatorio para la Champions— se ha interpuesto, ha anulado, ha interrumpido, el primer partido de la magnífica selección española de baloncesto. Es una falta de respeto para los jugadores y todos los componentes de este excelente equipo, y para todos los aficionados al baloncesto. Ni preliminares, ni comentarios, ni cuartos completos, ni pantalla completa en momentos importantes de un partido sencillo pero transcendente. Un auténtico despropósito en una retransmisión deportiva. Qué cosas.

3 comentarios:

puerto blázquez dijo...

Yo no examino pero he tenido casi la misma vuelta de vacaciones, aunque llevara días en el centro. En cuanto a la retransmisión... te ha faltado un detalle: los cortes publicitarios al libre albedrío.
Me gusta tu blog, no me pierdo ninguna de sus entradas.
Saludos, Puerto

Miguel A. Lama dijo...

Gracias, Puerto

Gema dijo...

También yo volví al trabajo ayer, por desgracia sin la agradable sorpresa de resoluciones holgadas en los exámenes.
En cuanto al partido, tuve la misma sensación, que se acrecienta con el exhibicionismo humorístico del señor Iturriaga.Una es un pelín susceptible.
Salud