jueves, enero 18, 2007

Contra el olvido, de Paco Espinosa


Como nos traemos entre manos que no se olvide la figura de un escritor republicano del exilio, nacido en Cabeza del Buey en 1905 y muerto, "de nostalgia y lejanía", en Francia en 1970 —Antonio Otero Seco—, ayer aprovechamos para estar juntos Paco Espinosa y yo, porque se presentaba en Cáceres su último libro, Contra el olvido. (Barcelona, Crítica, 2006), que hoy se presenta en Badajoz.
Es un libro bien hecho, de lectura muy provechosa. Conocía algunos trabajos, pues Espinosa recoge en él textos publicados en diferentes lugares desde 1999 hasta 2006, y por mi hermano José María o por el mismo Paco Espinosa he dispuesto de copias en estos años. Alguno, y de extraordinario interés, como el referido a García Atadell, ha permanecido inédito hasta ahora. Otro, que fue un libro publicado en Del Oeste Ediciones en 2005, El fenómeno revisionista o los fantasmas de la derecha española, se republica aquí por manifestar protesta ante una situación lamentable, y que, como amigo de los editores, me incomoda más.
Mi hermano escribió en su blog el 26 de septiembre del pasado año sobre este libro necesario. Acababa de recibirlo. Ayer, en Cáceres, se puso de manifiesto la necesidad de libros como éste, y el interés que suscitan. El Salón de Actos del Colegio Mayor Francisco de Sande estaba lleno.
Lleno también de reivindicación, de memoria y de historia —a la vez—, de expresión emocionada del recuerdo, y de la injusticia, de vehemencia, de boba inmodestia hinchada de quien se vocea a sí mismo, también.
Dos apuntes, uno trascendente y otro ligero. El primero: el interés por la historia y la reivindicación del rigor en el ejercicio de la misma, una vez más, se miden en función de la cercanía con respecto a nosotros. Luego, nos da igual que si Felipe II... Al contrario, lo convertimos en best-sellers. El segundo: que en la tarjeta de presentación del libro de Espinosa, la reproducción de la cubierta recogía como subtítulo el Lorem ipsum de pruebas. Lo que no debe llevar a engaño: Historia y memoria de la guerra civil.

4 comentarios:

Antonio dijo...

"se republica aquí por manifestar protesta ante una situación lamentable, y que, como amigo de los editores, me incomoda más."
¿Este comentario tiene que ver con la crítica con nombre y apellidos que hizo Espinosa del editor "del Oeste ediciones" en el meiac de Badajoz y tal vez en Cáceres?
En Badajoz, donde estuve presente, me quedé sorprendido del comentario por lo inadmisible si es verdad lo que creí oir... Y nadie comentó nada aunque había bastante gente implicada. Me parece un inadmisible caciquismo (por decir algo suave) si lo denunciado es verdad.
Me gustaría ver confirmado lo oído o que fuese desmentido, por eso lo expongo. Gracias.

Angel dijo...

verdades a medias, son medias verdades. también la verdad se inventa.

Angel dijo...

también la verdad se inventa, meu caro

Antonio dijo...

“A mí el criterio de verdad de la tradición, del sentido común y de
la filosofía me importa. No estoy dispuesto a sustituir las palabras
‘verdadero/ falso’ por las palabras ‘válido/ no válido’, ‘coherente/
incoherente’, ‘consistente/ inconsistente’; no. Para mí, las
palabras buenas son ‘verdadero’ y ‘falso’, como en la lengua
popular, como en la tradición de la ciencia. Igual en Perogrullo y
en nombre del pueblo que en Aristóteles…” esta palabras de un filósofo español conocido, las suscribo completamente… Así que ¿es verdad o no lo que afirmó F. Espinosa del editor "Del oeste Ediciones"? Algo tan simple como sí o no. Y no a medias...