lunes, junio 16, 2008

Manolo Peláez

Ha muerto Manolo Peláez García (Zafra, 1952). Me ha dado la noticia mi hermano José María, entre sus amigos, y con Eva, la persona más cercana a Manolo y a los suyos en los últimos años. A mi hermano debo el don de haber conocido de cerca a Manolo, y a Mercedes Santos, su mujer, y a Teresa, Carmen, Merceditas, sus hijas. Siento profundamente esta muerte.
He vuelto a leer en mi casa una entrada antigua del blog de mi hermano sobre el padre de Manolo, Don Manuel Peláez Castuera, en cuyos comentarios algo se manifestaba de cómo era Manuel hijo.
Fue un profesor muy querido en un instituto tan público como excelente y singular, el “Suárez de Figueroa” de Zafra, en donde estudiamos muchos de los que luego hemos pregonado cómo debemos lo que hacemos a lo vivido y aprendido en aquellas aulas. Estoy seguro de que los alumnos de Manolo dirán de él lo mismo que yo de algunos de los profesores que le precedieron. Más, seguro. Fue el rostro principal de un colectivo principal, el Colectivo de Izquierdas de Zafra, que logró, nuevamente en la política local, demostrar que la participación ciudadana no es una acción política de arriba abajo, sino de abajo arriba. Fue concejal hasta que la enfermedad le obligó a dejar su actividad municipal y también sus clases. Fue un amigo, una buena persona alegre con un sentido hospitalario vivificante, un conversador gustoso, una persona culta, interesada por lo que hacían los otros... Escribió páginas sobre aspectos de historia local que quedarán como referencias fundamentales. Fue... Siento mucho no corresponder a su calidad humana con mejor prosa, pero hoy no puedo, lo siento.
Ilustro esta entrada con una fotografía de él con Mercedes, su mujer, en Pollença (Mallorca), hace casi siete años, en agosto de 2001. El niño que los mira con curiosidad es mi hijo Pedro; una curiosidad que se convirtió en cariño y admiración después de aquellos días espléndidos en la isla; y que luego han permanecido en él y en su hermana durante todos estos años en los que todos hemos crecido un poco más. Aún no les he dicho —a mis hijos— que Manolo ha muerto. Zafra estará de luto. Mañana le rinde homenaje en el Ayuntamiento en un acto civil que se celebrará a las 11 de la mañana.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo fui una alumna de Pelaez en villafranca,qué pena.Losiento mucho.

UnaExcusa dijo...

Lo siento mucho.

Abraza a tu hermano, también, de mi parte.

Anónimo dijo...

No deja una gran persona...que decir sobre Manolo!Un profesor inigualabla y una grandisima persona.Hoy recibi la noticia a como un jarro de agua fria.Siempre te rekordaremos. Ex alumna del Suarez de Figueroa.Generacion del 88.

Anónimo dijo...

zafra llora la muerte de esta gran hombre

Anónimo dijo...

Me ha emocionado mucho ver a mi tio Manolo y a Mercedes en la foto.
Zafra entera llora la muerte de una persona inigualable.
Miles de abrazos y ánimos para Mercedes y para mis primas.
Tio Manolo, jamás te olvidaremos!!!
Ana Merino Peláez

Miguel A. Lama dijo...

Un beso, Ana. Mi más sentido pésame.

José María Cumbreño dijo...

Siento mucho lo de Manolo. Tuve la suerte de ser compañero suyo durante un curso. Lo recuerdo siempre sonriente, siempre de buen humor. Hoy he vuelto a saborear aquella estupenda comida a la que me invitaron él y Mercedes, en su casa, mientras Manolo nos ponía discos de la transición.
Un abrazo muy fuerte para toda su familia. Mi pésame para Mercedes.
- José María Cumbreño -

Ana Fernández Peláez dijo...

Hasta hoy, nunca había ido al cementerio después de un funeral, pero hoy me sentía obligada a hacerlo, y me ha sorprendido, muy gratamente, que a la salida, en todos los corrillos se hablaba de Manolo con risas y hasta carcajadas. ¿Te acuerdas de aquellos carnavales en que apareció vestido de torero con un paquete en la entrepierna? ¿Y cuando llegó a clase con el pelo pintado de verde? ¿Y el día que...?
Hoy, PPK me recordaba aquel 28 de diciembre que Manolo lo mandó a Las Golondrinas pidiéndole auxilio porque se le había quedado el coche encajado en el barro, cuando, en realidad, lo llamaba desde casa de mi madre, con una bola de papel pegada al teléfono simulando las interferencias del móvil. Pepe, no te oigo, no te oigo...
O cuando llamó a mi tía Ana haciéndose pasar por el relaciones públicas del "Carrefour de turno", diciéndole que le había tocado un carro de la compra y que debía pasar a recoger el premio "bien arregladita" porque le tenían que hacer la foto con el carro.
¿Y cuando teníamos comida familiar en la casa de la Plaza españa y de repente desaparecía? Entonces, a todos los sobrinos nos hacían los ojos chirivitas porque sabíamos que, en cualquier momento aparecería con una peluca y un abriga de pieles y entonces...¡comenzaba la fiesta!
Supongo que todos tenemos anécdotas divertidas de Manolo y eso, tal vez, nos ayude a llenar un poco el vacío que nos deja.
Para mí ha sido siempre un referente importante y, por supuesto, un gran tío.


Ana Fernández Peláez.

Anónimo dijo...

aquí dejo una carta al director del diario HOY del 11/11/2006 en la que Manolo expresaba su agradecimiento al trato recibido en el hospital y ya dejaba traslucir que su enfermedad sería fatal.
http://www.hoy.es/prensa/20061111/cartas_opinion/buen-hospital_20061111.html

PeSaR dijo...

No es que lo dejaba traslucir, es que lo decía sin lugar a dudas. Manolo siempre fue consciente de su enfermedad, de su pronóstico y de los posibles tratamientos. El que escribe este comentario, ante el prácticamente total desconocimiento del tratamiento que le aplicarían en Madrid, recibió por parte de Manolo la explicación más detallada, con pelos y señales. Siempre me impresionó la forma de encarar su grave problema de salud.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hasta hoy no he sabido de la existencia de este foro...y merece la pena escribir y alagar una y mil veces la persona que era mi tio...por que si hay una palabra que lo describa es VALIENTE
No todos hemos podido estar an zafra para desdedirlo, y yo desde Sevilla he sentido cada abrazo de la gente que ha estado alli para apollar a la familia.
De Tio Manolo se pueden contar mil anegdotas, recuerdos, lagrimas de felicidad por lo "payasete" que era..una persona que se hacia escuchar,divertida,alegre y que toda su familia admira...asi es que yo me quedo con eso...las personas no se van si se las recuerda y se las quiere...y al igual que a abuelo manolo y a mi abuela concha, los dos unicos que conoci..tio manolo va a estar siempre con nosotros.
Un beso enorme Tia Mercedes, Teresa y a las enanas.

Blanca Jaraquemada Pelaez

Anónimo dijo...

Querido Manolo:

Fuí alumno tuyo en la etapa más difícil de tu vida cuando te diagnosticaron esa horrosora enfermedad. Sólo quiero decirte que siempre estarás en la memoria de los que te quieren (de tu familia, tus compañeros, de tus alumnos...) Aunque tu cuerpo no esté con nosotros siempre te tendré en mi memoria. Gracias por ser como fuistes, por tu calidad humana y como docente. En los pocos meses en los que te pude conocer, hiciste que comprendiese algo tan árido como la Historia (creo que has sido el único que me la has sabido enseñar). Me duele perder a una persona tan entrañable, que con una sola mirada o una sonrisa era capaz de transmitir tanto. Te recordaré SIEMPRE y no olvidaré tus clases donde empezabas con un "Salsa Rosa" para que entendiésemos mejor el tema y terminabas cantando alguna canción de la transición.

Mercedes, lo siento. Perdón por haberte preguntado tanto por él, pero lo hacía de corazón. Personas así no se encuentran. Gracias por ser como eres, por la sonrisa que supiste transmitirme en todo momento.

Mi más sentido pésame a toda su familia.

José Antonio Pérez García