lunes, noviembre 13, 2006

¿Dónde está Candi Valle?

La petición de un amigo me ha llevado a hojear la antología Diez años de poesía en Extremadura (1985-1994) que publicó el Ayuntamiento de Cáceres en 1995, y en mi ejemplar he hallado el recorte de El Periódico Extremadura de 27 de abril de 1996, de la sección “Cartas de los lectores”, que incluye la misiva firmada por Leandro Monroy Blázquez, que ponía en conocimiento de todos sus sospechas sobre la coincidencia de unos versos incluidos en aquella antología que preparé y otros del libro de Candi Valle titulado Tu presencia en el viento, publicado en 1985.
En uno de los textos antologados se leía:
“No quiero que me encuentres de pie en la madrugada
pidiéndole prestados rumores a la noche.”
Al parecer, Candi Valle, en el libro citado, había escrito:
“No quiero que me encuentres
de pie en la madrugada
pidiéndole prestados
rumores
a la noche.”
Es obvio que yo no tenía conocimiento de la existencia del libro de Candi Valle. Después de más de diez años, sigo preguntándome quién es Candi Valle, dónde está, si ha seguido escribiendo, dónde se publicó su libro Tu presencia en el viento... Me gustaría leerlo. Conste que es curiosidad de filólogo, que no dudo de nada. Más bien, lo contrario. Han pasado diez años.
P.S.: En la misma sección, a continuación de la carta de Leandro Monroy, se publicaba otra de don Víctor-Gerardo García Camino en la que hablaba de que compartía —salvadas las diferencias ideológicas, por supuesto— la oposición de Izquierda Unida a la recalificación de terrenos para la construcción en La Montaña de Cáceres. “El Ayuntamiento —decía— debe servir no a una clase determinada, sino a todas, y no al beneficio de algunos, sino al bien común, y no a la generación a la que debe servir, sino a las futuras. Que Dios los ilumine.”. Don Víctor-Gerardo García Camino. Hace diez años.

1 comentario:

Agustín Romero Barroso dijo...

He entrado acá por casualidad, y al acordarme que ayer leí que usted dimitía de no sé qué comisión del Espectáculo Cultural. Le felicito efusivamente por dejar ese tipo de jaranas y politiquerías de cultureta. Pero al leer esto he observado que los, y las, que escriben en lo que llaman poesía "libre", que más valiera llamarse de prosa dispuesta de "aquella manera" (que su autor estima); porque el verso ha dejado de existir, y conviniera llamarle versículo, tal vez. Lo hacen muy mal, siendo eso más bien un ejercicio de expresiones ñoñas y de un intimismo egocéntrico, llevado con muy poco arte literario, y me refiero a la poca voluntad de estilo que abunda al arrimo de esta práctica. Pero hoy día la formación literaria está en manos, como sabe, de las editoriales y del Mercado, no de la escuela, los centros de formación... La han eliminado, las editoriales con sus comercios, premios, simplezas y mala literatura de consumo. Está tan adulterada como cualquier producto de supermercado barato. Y contra eso nadie hace nada, nadie dice nada. He sido durante 15 años profe de secundaria y sé lo que digo. Los políticos, con sus leyes y disposiciones, han puesto las bases para que la enseñanza de la literatura no exista (al fin y a la postre trabajan para los poderosos del Mercado y el Capital, que se están encargando de decir quién vale y a quien y qué hay que leer...), y los compañeros han hecho el resto. Gracias por leerme y salud. Ha hecho usted lo mejor al dimitir de una cosa así.No por los políticos, sino por la cosa en sí y en no.